20 de febrero de 2015

Asertividad y Empatia.

La asertividad es la capacidad de expresar tus propios sentimientos sin dañar a los demás. Resulta mucho más complicado de lo que parece. 

Cuando nos comunicamos lo podemos hacer de múltiples formas. Actualmente se definen tres:

Pasiva. esta forma se conoce como dejarse llevar. En esta situación no estamos de acuerdo con lo que sucede y queremos expresar nuestra opinión, deseos, sentimientos o necesidades, sin ser capaces de hacerlo. O lo expresa con inseguridad. Es habitual que este hecho haga a la persona sentirse mal.

Agresiva. Cuando nos expresamos así nos alteramos nosotros y los de nuestro alrededor. No solemos conseguir lo que buscamos ya que nos expresamos sin respetar los derechos de los demás. Este echo pone a la persona atacada a la defensiva y evita la opción del razonamiento.

Asertividad. Conseguimos expresarnos sin alterar ni herir a nadie. Se es capaz de expresar sentimientos, deseos, opiniones, etc, de uno mismo. Una persona asertiva es segura de sí misma, comprensiva con el punto de vista de los demás. 

Habitualmente nuestra forma de transmitir información varia según nuestro estado emocional, así como del momento o de la situación. Sin embargo en general las personas tienden a una de ellas.

Se define la empatia como la capacidad de ponerse en el lugar del otro. Está habilidad social sirve para comprender los sentimientos de otra persona. Ser empaticos significa no juzgar a la otra persona.

Todo esto y mucho más se junta en una habilidad social denominada Escucha Activa



4 de febrero de 2015

Habilidades Sociales

Durante este mes iremos viendo las habilidades sociales que se consideran más relevantes actualmente.

Antes de comenzar debo explicar que son las habilidades sociales. Estás engloban todas las capacidades que nos permiten comunicarnos con otras personas. Al estar constantemente relacionándonos con nuestro entorno, conocer estas habilidades y saber manejarlas es cada vez más importante.

Para comenzar hay que saber como nos llega la información. Dependiendo del estudio que leamos los valores varían. Cuando recibimos un mensaje aproximadamente un 80% de la importancia se la lleva nuestra comunicación no verbal; gestos, posturas, distancia con nuestro interlocutor, contacto visual, tono de voz, volumen. etc. Siendo la comunicación verbal la menos importante con un 20%.

Las habilidades sociales se aprenden. Es cierto que hay gente que tiene mayor facilidad para relacionarse que otros, pero eso no significa que no podamos mejorar. Para mejorar una de las claves es practicar, pero cuidado si los métodos que has usado hasta ahora no han funcionado a lo mejor es hora de cambiar.


Métodos de aprendizaje:

Imitación: Las personas observamos nuestro alrededor y copiamos las características de los demás. Los niños hacen lo mismo. En los primeros años de su infancia copian los comportamientos de sus cuidadores, aprenden imitando las reacciones de aquellas personas con las que pasan más tiempo. Según van pasando los años sus redes se amplían y tienen más modelos a imitar. Así van aprendiendo parte de esas habilidades sociales. Por ejemplo: Si cada vez que veo una araña grito es muy posible que mi hijo tenga la misma reacción.

Reforzamiento: Cuando una reacción o forma de comunicarse es adecuada está se puede fomentar mediante premios. Es importante saber que esto no implica darle algo material sino valorar su esfuerzo. Por ejemplo: si se esta manteniendo una conversación y el niño espera a que termines de hablar antes de decir nada se le puede premiar prestándole la atención que requiere.

Representación: Esta forma consiste en practicar, ya sea con un amigo, familiar o con un espejo. Repetir una situación imaginando como reaccionará la otra persona, para decir las cosas lo mejor posible. Por ejemplo: Cuando los niños juegan con los/as muñecos/as imitando a otras personas aprenden formas de comunicación.

Existen más métodos de aprendizaje, estos son los más relevantes.